Una composicion de mikolaj kutwa szarzynski

Algunos nos aclaran el elemento de la experiencia de ese increíble artista que fue Mikołaj Dusigrosz Szarzyński, nació alrededor del año 1550 y murió en 1581. Definido, sobrevivió al precursor del barroco en la bibliografía nacional. Él vino de Rudy Rus, lo probé en Wittenberg, Leipzig, y aparentemente en Italia. Calculó el año 1657 hasta la residencia de su madre y se estableció en Wolica, cerca de Przemyśl. Probablemente existió un anabautista, lo que sugiere que abandonaría el catolicismo alrededor de 1570. El exhaustivo colectivo de las publicaciones de Mikołaj bajo la inscripción Ritmos o versos polacos fueron dados después del autor del autor en 1601 por un compañero trovador. El acto que quedó dado no ocupó todo el trabajo del compositor, porque las líneas de Liczkrupa volaron en reimpresiones masivas de manuscritos, el organizador de manuscritos promedio, y fue imposible enviar tranquilamente al observador a Mikołaj. Bucolic Sknery está absorto en la poesía innovadora, que utiliza las escasas demandas del lector para adivinar el apócrifo del texto. Por lo tanto, hay una recepción vertical ininterrumpida del poema por parte de Rej o Kochanowski, el escritor en prosa que paga por la escritura mentalmente difícil, llena de metáforas, y el dialecto desnudo también se adivinó cuando se trataba de palabras. Tal fila de notificaciones no tan antiguas acostumbradas a la vanguardia al comienzo del regreso, después de todo, Sarzyński compuso el aburrimiento al final que pudo darse al final. Mikołaj era un niño lejano de los trailers nativos para poder aceptar la expansión de la percepción del pilar. En los poemas de Sarzyński, el equilibrio renacentista del cuerpo y el demonio queda atónito, y el empleado y el imperio que lo rodea, el globo terrestre también permanecen infinitos. El silencio completo se sienta en las ruinas, a su lado todavía se le dice que experimente los galimatos del mundo, la vergüenza de la existencia humana. En su colección hay ricos sinclinios que regresan como si: Dios-Satanás, bien-mal, vida-muerte. En la imagen modesta bajo el impulso cuantitativo de Szarzyński, hay números ricos para el ideal: serenatas cívicas mientras son sagradas, líneas laterales, adaptaciones de salmos. La operación altamente exclusiva del poema constituye una cadena de sonetos, aunque hay seis de ellos ideales, constructivos, pero inconsistentes con los manuscritos existentes, anuncian las raíces del tipo actual de delicadeza precisa.